Un valor exponencial para las empresas.

Una empresa, además de una iniciativa es un negocio. Una marca, además de un diferencial con respecto a otras, se basa en establecer una relación emocional con las personas. Un concepto responde a hacer dinero, el otro a la forma de hacerlo. Marca y negocio juntos, son un valor superior a cualquiera de los valores por separado. Contribuimos a que no haya diferencias entre ellos, entre otras cosas porque como consumidores o usuarios, nosotros no las establecemos. En LEONARDO lo sabemos y lo llevamos al extremo, incluso escribiéndolotodojunto.

Juntos ayudamos a crear y desarrollar iniciativas de relación entre personas y compañías de todo tipo y tamaño. Utilizando la creatividad en todas las áreas del negocio y por supuesto, dando importancia a la comunicación interna, corporativa y comercial como base de las relaciones. 

Las empresas buscan vender más. Las personas, comprar mejor. Ninguna desea que acabe la relación en la transacción.

Ayudamos a conseguir los objetivos comerciales y de negocio. Contribuimos a que las personas obtengan propuestas únicas y diferenciales de las compañías en las que eligen comprar y que las compañías mantengan su propuesta de valor y servicio e incluso las mejoren a lo largo del tiempo. La relación no tiene por qué acabar con la transacción. Colaboramos en crear vínculos entre las partes, desde el diseño del producto y servicio, el diseño de los procesos e interacciones, así como las comunicaciones y todo lo necesario para que, alineados con la cultura y misión de las organizaciones, se establezcan relaciones duraderas y beneficiosas para ambas partes. Recomendamos a los órganos de gobierno y equipos directivos para conjuntamente conseguir sus objetivos. Y nos comprometemos con el desarrollo y la implementación contando con el mejor talento especialista.

Afrontamos los proyectos en colaboración con las personas determinantes de las compañías. Aportamos visión externa alineada con la interna, sin que el conocimiento, cercanía, estructuras o el día a día puedan limitarnos. La creatividad solo tiene límites cuando se ponen, así que no seremos nosotros quien lo haga.

Eso sí, pensamos y hacemos con la responsabilidad que nos da tratar de buscar beneficio para todas las partes.